El ‘storytelling’ en el marketing de contenidos: el arte de contar historias

storytelling

Olvidamos con facilidad números, fechas, datos concretos como las características de un producto o incluso las ventajas que nos puede ofrecer, pero… ¿quién no recuerda aquella historia que de pequeño sus padres le contaban antes de ir a dormir? En marketing, al arte de contar historias lo llamamos storytelling, una técnica que puede darle mucha vida a tu marca.

 

Ya lo decía Maya Angelou: “La gente olvidará lo que dijiste, la gente olvidará lo que hiciste, pero la gente nunca olvidará cómo la hiciste sentir”. O dicho de otro modo: conecta con tu audiencia a través de las emociones y difícilmente podrá olvidar tu marca. El storytelling nos ayuda a conseguirlo. ¿Cómo? Con un personaje y una trama, que nos ayudarán a crear una historia (en vídeo, en forma de post, con fotografías, etc.) con la que crear este vínculo.

 

¿Qué puede hacer el Storytelling por tu marca?

 

El marketing de contenidos busca crear engagement, es decir, crear relaciones sólidas y duraderas con nuestros consumidores. Eso lo logramos a través de la creación de valor añadido, que en el caso del storytelling está representado por la emoción. Se trata de transmitir los valores de nuestra marca empleando elementos que vayan más allá y que conciban a nuestro público no sólo como consumidores cerebrales, sino especialmente como personas instintivas, en un sentido más amplio.

 

¿Cómo aplicar el storytelling a los contenidos de tu marca?

 

  • Humaniza. Por muy integradas que estén las máquinas en nuestro día a día, somos humanos y en lo que a emociones se refiere nos gusta sentirnos identificados con nuestra especie. ¿Quién no soñó durante aquella Navidad de 2014 con ser Manuel, el protagonista del anuncio de la lotería navideña, o con toparse en la vida con alguien tan generoso como Antonio, el dueño del bar?

 

 

  • Utiliza temas universales. En los sentimientos no solemos innovar: el amor, el desamor, la vida, la muerte, la amistad, el odio, el bien y el mal nos han acompañado siempre. Utilizar estos temas universales en la historia hará que tu mensaje llegue a más público. ¿A quién no conmovió esta tierna historia de una pareja que decide cruzar el país para encontrarse? ¿Adivináis quién completa el reto? Sí, la chica que, por supuesto, lleva zapatillas Nike.

 

 

  • Convierte tu marca en la historia. Detrás de una empresa siempre hay una historia: la historia de cómo se creó, de los valores que la representan, de la forma de trabajar… Es una oportunidad ideal para conectar con tu audiencia y que te conozca porque, como dice el refrán, “lo que se conoce es lo que se quiere”.

 

 

  • Ten claro qué quieres transmitir. Sé fiel a las características y personalidad de tu marca a la hora de elegir qué quieres transmitir. Si de lo que se trata es de establecer una relación con tu audiencia nada mejor que basarla en aquello que mejor te identifica. Cuéntales qué te diferencia de los demás y te tendrán presente cuando busquen esos valores.

 

  • Menos es más. Una historia sencilla es más fácil de recordar y, lo más importante, de transmitir. Si consigues que tu propia audiencia actúe como transmisor de tu historia ganará viralidad y llegará no sólo a tu target, sino a muchas personas más.

 

Aunque tengas en cuenta estos tips a la hora de comenzar, contar historias es un proceso muy creativo al que cada marca puede aplicar técnicas muy distintas. Lo único realmente cierto es que a contar historias se aprende contando historias, por lo que… Érase una vez el principio de un storytelling

 

Share

Periodista en búsqueda de especialización. Descubriendo el mundo del marketing on line. Apasionada de la lectura, las puestas de sol y las conversaciones profundas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.