El valor real de una página web

Si te estás planteando crear una página web para dar a conocer tu negocio y estás informándote de cuánto te puede costar, es probable que hayas:

  • Buscado en Internet y encontrado empresas que permiten que tú mismo crees tu página web por menos de 10€ al mes o incluso de forma gratuita, dentro de algún que otro paquete que tengas contratado con esa empresa.
  • Preguntado en tu entorno a algún conocido que no se dedica a ello profesionalmente, pero que se le da bien “el tema de los ordenadores” y te monta una web por menos de 200€.
  • Buscado una empresa especializada que te crea una web completísima por más de 10.000€ con una permanencia de 2 años y una cuota mensual de 100€ de mantenimiento.

El valor real de una página web

Llegado a este punto te preguntarás cómo es posible que un servicio pueda tener un precio tan variable y pensarás que alguien te está tomando el pelo, ¿pero quién? Para averiguarlo debes saber exactamente: qué necesitas, qué te ofrece cada uno de ellos y qué no debe faltar en una web para obtener un resultado óptimo.

Comencemos por desglosar aquellos elementos que forman parte de un sitio web.

Dominio + Hosting: Grosso modo, el nombre de dominio es el nombre que tiene tu página web en Internet. Debe ser único y comprado y registrado antes de publicar la web. En cuanto al hosting, es el sitio físico donde se guarda tu sitio web. Por motivos de seguridad, para evitar desconexiones, problemas de acceso, etc., lo habitual es contratar un servidor externo con un mantenimiento periódico que garantice el funcionamiento mientras lo tengas contratado para evitar así desconexiones y pérdidas de información.

Diseño del portal web: El objetivo principal de crear una página web es ofrecer un canal de comunicación muy accesible a tus grupos de interés, a través de Internet. Si tu web va a ser tu canal de comunicación en la red, ésta debe reflejar de forma fiel la imagen e identidad de tu empresa. Por lo tanto, además de única, diferente al resto y novedosa, deberá adaptarse a los diferentes dispositivos desde los que cualquier usuario interesado en comunicarse con tu organización puede acceder actualmente a Internet.

El valor real de una página web

Esta es la primera necesidad, básica y fundamental, que no cubren las empresas que ofrecen webs ‘low cost’. Si una empresa ofrece la creación de un sitio web a un precio muy bajo, probablemente significará que un mismo desarrollo web se lo está aplicando a todos sus clientes, para rentabilizar la inversión realizada para su creación y que, por lo tanto, tu diseño web será una copia de un gran número de empresas que mostrará la misma imagen. No tendrás un trabajo personalizado ni pensado para ti, sino uno que cubre las necesidades de la mayoría.

Desarrollo interno de la web: Dependiendo del tipo de empresa que tengas y de tus necesidades, requerirás una forma de web diferente, con elementos específicos que darán la mejor resupuesta a tus necesidades. A veces es necesario programar toda o parte de la web para cubrir las demandas de la empresa, mientras que en otras ocasiones lo importante es crear una web sencilla que el cliente pueda gestionar por sí mismo, para lo que se suele hacer uso de un gestor de contenidos libre que reduce el coste de desarrollo e incrementa la independencia de mantenimiento de la web a largo plazo.

Dependiendo de lo personalizado que deba ser el desarrollo web, así será el importe de esta etapa.

El valor real de una página web

Dentro del desarrollo y programación de la web se encuentra la implementación de la plantilla, acorde al diseño creado en la fase anterior. Esto conlleva la creación de una serie de hojas de estilo que proporcionan un diseño homogéneo a todos los elementos que se vayan añadiendo al sitio web a lo largo de su vida.

Si haces una búsqueda en Internet de plantillas ya programadas encontrarás un gran número de ellas (caras, baratas y gratuitas) y probablemente encontrarás de forma libre alguna que te guste y quieras utilizar, pero ¡cuidado! No es oro todo lo que reluce y este es el segundo supuesto con el que te puedes encontrar en el caso en que te cree la página web una persona que no es experta en ello: el uso de plantillas altamente peligrosas.

Normalmente, en el ámbito empresarial no se suelen prestar servicios de forma gratuita, todo tiene un precio, y en el caso de lo que se presta de forma libre en la red el precio que hay que pagar son tus propios datos, tu información, tus archivos… Es muy probable que si descargas e instalas en tu web una plantilla gratuita estés instalando archivos que contienen virus que dañarán la información o archivos espías que lean todo aquello que se guarde en el servidor o que dejen puertas abiertas que permitan vulnerar los mecanismo de seguridad de tu web, de forma que cualquiera podrá acceder a los datos guardados e incluso adueñarse de tu web.

Por esta regla de tres, ¿debes contratar entonces aquella empresa que te ofrezca el presupuesto mayor, pensando que así tu página web será más completa y segura? No tiene por qué, debes contratar aquella empresa que se ciña a aquello que tú necesites y para eso debes tener claro qué tipo de página web quieres crear, a qué públicos objetivo quieres dirigirte, qué elementos específicos debe tener tu sitio web, si necesitas que te elaboren los contenidos que la conforma, contratar o comprar imágenes de estudio… Probablemente no te hayas parado a pensar en todos estos elementos a la hora de pedir un presupuesto web, pero es imprescindible que tú y la empresa que se encargue de realizarla, lo tengáis claro y totalmente cerrado, mediante reuniones, charlas o cuestionarios, antes de la puesta en marcha para no dejar cabos sueltos que posteriormente puedan llevar a engaños y terribles dolores de cabeza.

El valor real de una página web

Por último, es importante tener en cuenta una serie de elementos que se suelen pasar por alto, por no ser visibles o específicos para la empresa, pero que son imprescindibles a la hora de crear una web: documentos legales obligatorios (aviso legal, políticas de cookies, privacidad, protección de datos, etc.), acciones de mantenimiento (actualizaciones, copias de seguridad, etc.), acciones de posicionamiento SEO, revisión de comentarios para dar la respuesta acertada a los usuarios que se comuniquen con nuestra empresa a través de la página web, acciones de seguridad, análisis, etcétera.

Como ves, no es posible establecer un precio único para una web, ya que este depende de multitud de factores, pero sí es importante ser consciente de cuál es su valor real y conocer el trabajo que hay detrás para evitar problemas.

En definitiva, crear una página web consiste en desarrollar un proyecto acorde a las necesidades de cada organización, estudiándolas a priori y garantizando una web funcional que cumpla con los objetivos de comunicación (corporativa y/o comercial) para los que se ha creado, así como con todos los estándares técnicos del momento. Para conseguirlo, lo más importante es contratar un equipo de profesionales, especializado y con experiencia, que se preocupe por lo que realmente necesitas.

Si estás interesado en crear una página web, en SignosCyM te recomendamos que solicites presupuestos, observes algunos trabajos realizados y que leas los comentarios y valoraciones de otros clientes que han pasado por el mismo proceso que tú.

Share

Ingeniera Técnica en Informática de Gestión especializada en entornos web. Su afición: convertir un papel en blanco en un dibujo o pintura con volumen y personalidad propia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.