Packaging: ¿qué puede hacer por mí?

Packaging: ¿qué puede hacer por mí?

¿Quién no ha comprado alguna vez algo atraído por su envoltorio? Ante dos productos similares, solemos optar por el mejor vestido. Éste es el efecto del packaging , es decir, el arte de envolver el producto. Y sí, decimos arte porque el packaging, embalaje o envoltorio se ha convertido en una suerte de lienzo donde los diseñadores sacan todo su arsenal creativo para atraer al cliente y diferenciar a un producto de su competencia. ¿Por qué debemos apostar por un buen packaging y qué debemos tener en cuenta para conseguirlo? Te lo contamos.

Aunque lo más importante es el contenido, un buen continente con un diseño que llame la atención es, sin duda, el primer paso para conectar con el comprador y diferenciarnos de la competencia. De ahí que debamos darle su hueco en nuestra estrategia de marketing.

¿Qué puede hacer el packaging por mi producto?

Aunque su función inicial fue contener el artículo y protegerlo frente a golpes y contaminantes, el envoltorio de los productos ha ido evolucionando hasta convertirse en todo un escaparate plagado de información: qué es, quién lo fabrica y distribuye, de qué está hecho, etc. Pero un packaging puede dar mucho más de sí. ¿De qué otra manera podemos aprovechar algo tan aparentemente intrascendente como un envoltorio?

Es publicidad. El envoltorio es un canal para informar y persuadir al cliente potencial, y está ubicado en un lugar privilegiado: el punto de venta, allí donde el consumidor está más predispuesto a adquirir un producto.

Es un factor diferenciador. En un mundo tan competitivo y saturado de estímulos, destacar es sumamente complicado, y el packaging puede ser ese elemento que nos diferencie de los demás.

Claves para crear un packaging perfecto

Si algo hay que tener claro es que no se trata de un simple envase, sino de la primera impresión que el consumidor tendrá de nuestro producto, la primera toma de contacto. Es el canal con el que, en apenas unos segundos, tendremos que convencerlo de que nuestro producto es mejor que el de la competencia. Por tanto, no es una cuestión que debamos tomarnos a la ligera, por eso, el primer paso es acudir a un equipo de profesionales del diseño gráfico e industrial. Ellos sabrán cumplir con las siguientes claves para conseguir que tu envoltorio sea efectivo:

1. Conocer el producto

Qué vas a vender, qué características tiene, a qué público te quieres dirigir y qué imagen quieres transmitir son algunas de las cuestiones a las que tendrás que responder junto al equipo de profesionales antes de plantear un diseño.

2. Una expresión de tu marca

El packaging apoya y refuerza tu identidad visual. Una tipografía, un dibujo, un color…

3. Explota la diferenciación

Busca lo que diferencia a tu producto del de la competencia y explótalo. Un ejemplo de esto es la marca armenia de miel Bzzz Honey, que decidió explotar el origen de la materia prima de su producto como elemento identitario y diferenciador en su packaging.

Packaging: ¿qué puede hacer por mí?

4. Funcionalidad

Cuanto más práctico sea un envase, más papeletas tendrá para ser comprado porque aportará una mejor experiencia al consumidor. Esto es algo que tiene muy claro V-Spoon, que ha decido incorporar una cuchara a sus yogures para que no tengas que esperar a llegar a casa para comértelos.

5. La sostenibilidad siempre es un acierto

En la actualidad es un valor en alza. Apostar por materiales biodegradables o reciclables sin renunciar a la creatividad es posible y es algo que el consumidor exige cada vez más. Este tipo de materiales supone todo un reto para los profesionales del diseño gráfico e industrial.

    Packaging: ¿qué puede hacer por mí?

6. Renovar la imagen

¿Cuánto tiempo llevas sin renovar el logo, la etiqueta o el empaquetado? Ya lo dice el dicho: “Renovarse o morir”. Lanzar ediciones limitadas puede ser una gran idea pues fomenta el coleccionismo y fortalece el vínculo del cliente con la marca. Esto es muy característico de Ron Barceló, que aprovecha ciertas épocas y festividades para renovar el diseño de sus botellas.

Packaging: ¿qué puede hacer por mí?

7. La experiencia de desenvolver

¿Cuántas veces has tenido que echar mano de un cúter para liberar al producto de su envoltorio? A veces, en los pequeños detalles está la diferencia. Una de las cosas que más caracterizan a Apple es precisamente la experiencia que supone abrir uno de sus paquetes. Todo está calculado al milímetro, tal es la importancia que le da al packaging que incluso ha registrado patentes relativas a su diseño.

 

Envases hay miles, pero muy pocos llaman la atención lo suficiente. Aprovecha todo el potencial que te ofrece el packaging y sé uno de los elegidos. Y recuerda: la primera impresión es la que más cuenta… sobre todo porque puede que no haya una segunda.

Share

Periodista, especializada en comunicación audiovisual. Descubriendo el mundo del marketing. Ama la historia y la fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Captcha * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.