Cómo funciona el Inbound Marketing

Tras saber qué es Inbound Marketing y su diferencia con Outbound Marketing, vamos a analizar qué tareas conlleva, es decir, cómo funciona el Inbound Marketing y cómo se aplica al día a día de una estrategia u organización.

La filosofía del Inbound Marketing está respaldada por una metodología que ayuda a las marcas a atraer, convertir y fidelizar a usuarios a través de canales online, como la página web (trabajo de SEO), las redes sociales, blogs, formularios o correo electrónico, entre otros.

En el Inbound Marketing el usuario es el centro de todo. Por ello tenemos que crear y ofrecer contenido de calidad, que sea lo que éste busca realmente, para atraerle. Conseguir el mayor tráfico posible, mejor si es cualificado; es decir, interesado y experto en nuestra materia. Para esto hay que entender qué buscan los usuarios, quiénes son, dónde están y cómo y dónde realizan esas búsquedas, para adaptar nuestra comunicación y estrategia a estas máximas.

Un contenido valioso que le sea útil es la clave para atraer a tus usuarios, pero si quieres dar un paso más debes ‘convertir’ a ese usuario en un posible lead para obtener sus datos. Por ejemplo, una vez publicado el contenido de valor podemos crear ‘call to action’ para que lo comparta o descargue, invitándole a suscribirse a nuestra web o newsletter. A este proceso se le denomina, ‘conversión’.

Cómo funciona el Inbound Marketing

Tras conseguir la conversión es importante culminar el proceso para transformar a ese usuario en un lead activo y fiel a nuestra organización y/o marca/s. ¿Cómo se hace? Una vez que tenemos los datos del usuario (conseguido a través de la suscripción a nuestra web o newsletter al descargarse el contenido de valor que le interesa) podemos usar diferentes técnicas como el email marketing, creando emailings personalizados, con información y ofertas de interés para el usuario, convertirle en cliente (interno o externo) y fidelizarle.

Si eres capaz de conseguir esta atracción, no olvides que debes ‘enamorar’ a tu usuario. Utiliza la personalización del contenido y de los mensajes que le envías para, poco a poco, fidelizarle y que se convierta en ‘fan’ y embajador de tu organización y marca/s. Sería el culmen del Inbound Marketing: un usuario que atraído por el contenido que le ofreces, se convierte en un usuario satisfecho y habla de forma positiva sobre tu organización, marca y/o empresa y la prescribe.

Pero, ¿son todos los usuarios iguales? No. Por ello, es muy importante segmentar, diferenciando por grupos de interés o públicos objetivo y enfocar cada acción a cada perfil, de forma personalizada y concreta. La segmentación nos permitirá: concretar lo abstracto en cada campaña, tomar decisiones según el producto o servicio y el público al que nos queremos dirigir, así como acertar con la estrategia a la hora de poner en marcha acciones (de inbound y outbound marketing), mejorando el conocimiento de los diferentes públicos y rentabilizando más la inversión.

Share

Especialista en Social Media&Marketing. Ilusión trabajo y sonrisa: los tres pilares para todo. Apasionada por Italia, siempre buscando vuelos y aprovechando momentos para pasear con Cooper.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA ImageChange Image