EL STREAMING Y SUS POSIBILIDADES

por

El streaming es un sistema de reproducción de audio y vídeo, mediante el cual no es necesario descargar el contenido para poder consumirlo.

El impacto y evolución de este sistema de comunicación se sustenta en las prestaciones que ofrece. Gracias al streaming es posible:

– Seguir en directo, vía online, acontecimientos deportivos, conciertos, ruedas de prensa, conferencias o cualquier evento en general.

– Ver televisióno escuchar radio a la carta. Los usuarios pueden disfrutar de sus espacios favoritos en el horario que lo deseen.

Aunque las primeras aplicaciones con resultados realmente significativos datan de 1995 (cuando Real Player lanzó su primera versión), su uso no ha parado de crecer y es una tendencia que sigue en aumento.

Los dispositivos móviles se están convirtiendo en los verdaderos protagonistas del entramado tecnológico actual. Tablets y Smartphones son aparatos que no están diseñados para albergar gran cantidad de contenido, con lo que el streaming toma un mayor protagonismo aún si cabe.

Con la eclosión de las redes sociales, el vídeo se ha convertido en una herramienta imprescindible en las estrategias de marketing de las empresas. Los usuarios dedican una de cada cuatro horas de navegación a visionar vídeo y las comunidades virtuales son un vehículo perfecto para dar difusión a todo tipo de contenido multimedia.

El vídeo streaming posibilita la amplificación de los acontecimientos que se producen en el seno de una entidad y la evolución tecnológica y el abaratamiento de costes lo sitúan al alcance de cualquier compañía.

La creación de canales de televisión propios en la red, se está convirtiendo, cada vez más, en una acción muy interesante para empresas,administraciones, particulares… que ven cómo su imagen, notoriedad y reputación online se ven afectadas de una manera muy positiva, gracias a una inversión mínima.

La proliferación de estos canales privados, sumada al protagonismo que han tomado plataformas como Youtube, Apple TV o Spotify, hace que los medios de comunicación tradicionales tengan que renovarse a pasos agigantados para seguir monopolizando el protagonismo y la trascendencia que, hasta ahora, han acaparado.

El modelo convencional, en el que los medios deciden qué contenidos se emiten y cuándo deben ser consumidos por los usuarios, se está transformando hacia un modelo en el que es el espectador el que tiene el control casi absoluto en el consumo de contenidos.

Una vez más y es lo habitual desde que vivimos en el llamado entorno 2.0, la aplicación de una tecnología (en este caso el streaming), sumada al alcance social que nos ofrece Internet, convierte a los usuarios en los verdaderos sujetos de las acciones y permite que cualquier compañía pequeña pueda llegar a competir o a tener una repercusión similar a la de la mayor de las multinacionales, o, al menos, ayuda a que las distancias entre unas y otras en el ámbito online, sean bastante más pequeñas que en el offline.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA ImageChange Image