Instagram. Donde dije digo, digo Diego…

Vaya la que está liando Instagram. Primero que cambia su política de privacidad y que puede vender las fotografías sin permiso, y luego dando marcha atrás a lo primero. ¿Qué está pasando? Pues que debido a las quejas de 100 millones de usuarios Instagram, o más bien Facebook, ha decidido retroceder.

El lunes pasado, Instagram estrenaba política de privacidad y anunciaba cambios que entrarían en vigor el 16 de enero de 2013. Todos lo vimos cuando entramos a la aplicación el día 17. En ese preciso momento no se daban muchas claves de las nuevas políticas pero sí, como era de esperar, que habría una mayor integración y que compartiría datos con Facebook, cosa que ya empezó a molestar a los usuarios.

 

Pero a partir del martes 18 la bomba explotó, con el cambio de política se anunciaba que las fotos de los 100 millones de usuarios podrían ser comercializadas por la red social sin permiso alguno, incluso las fotografías de los menores de edad (ya que Instagram entiende que los menores a partir de 13 años que están en esta red social es porque tienen permiso de sus padres o tutores).  No tendrían que pagar ni un sólo céntimo por las fotografías y podrían utilizarlas para campañas de publicidad y marketing, además de que todos los documentos, los nicknames, los likes quedarían a merced de la compañía.

 

Sin embargo, después de tal notición, comunicaban que lo usuarios seguirían siendo los dueños de las fotografías y podrían decidir si las publicaban en Facebook o no ¡muchas gracias!

 

Toda esta información hizo que las redes sociales echaran humo. Evidentemente, todos los usuarios que pertenecen a esta red social estaban indignados (entre los que me incluyo yo) y empezaron a verse posts sobre cómo abandonar Instagram y llevarse todas las fotos.  Y ya que estamos os digo cómo. Para abandonar Instagram sólo tenéis que ir a este enlace  y para hacer copias de las fotos podéis usar Instaport.me que crea un fichero comprimido (.zip) con todo el contenido, así como Copygram e InstaBackup que son también útiles para hacerse con una copia.

 

Viendo tanta queja, Instagram negó el mismo martes por la noche que fuera a vender las fotografías de los usuarios y anotó: “Es nuestro error si el lenguaje los confundió”. Sinceramente, creo que dieron marcha atrás a última hora viendo la posible estampida de multitud de followers de la red social. Aún así, he de decir, que me parece genial que hayan escuchado a su comunidad y ajusten sus políticas de privacidad pensando en sus fans.

 

Según Kevin Systrom, cofundador de la red, “Ayer introducimos una nueva versión de nuestras políticas de privacidad y términos de servicio que entrarán en vigencia en 30 días. Esos dos documentos nos ayudarán a comunicar lo mejor posible nuestra relación con los usuarios de Instagram, para que sepan cómo serán usados sus datos y las reglas que rigen en la comunidad activa y próspera de Instagram.  Hemos escuchado que varios usuarios están confundidos y molestos sobre lo que significan los cambios”. Y no sólo eso “Vamos a modificar partes de los términos para hacerlos más claros sobre qué pasará con sus fotos”, comunicó. (Fuente www.clasesdeperiodismo.com).

 

De hecho, Instagram ha subido hace unas horas una imagen donde da las gracias y dice que está escuchando a los usuarios “Thank you and we´re listening”. En los comentarios dice que está trabajando para dar soluciones, arreglar fallos y eliminar confusiones, así como nos invita a visitar su blog blog.instagram.com para cualquier duda.

Fuera cierto o no que Instragram quisiera comercializar las fotografías, de momento no lo hará, así que podemos estar tranquilos y seguir plasmando nuestro arte en esta red social.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA ImageChange Image