Pasos para montar tu negocio en la red ¿Cómo montar una tienda online?

Cada vez son más los que se atreven con el negocio online. Un negocio cómodo y fácil de gestionar. Pero, ¿Qué pasos hemos de seguir para montar una tienda en internet?

Si es la primera vez que nos lanzamos con un proyecto empresarial, lo primero que debemos tener claro es saber a qué nos vamos a dedicar y qué productos o servicios deseamos ofertar al mercado. Para ello nos rodearemos de un equipo de expertos multidisciplinar, que vayan en una misma dirección, para vender nuestro producto o servicio. Es muy importante, también, conocer las particularidades de nuestro mercado y su tamaño total, es decir la cantidad de personas que componen el conjunto de los objetivos en venta; la competencia y los sistemas logísticos que utiliza ésta.

Después del análisis inicial, es necesario registrar el dominio y el hosting para el hospedaje de la web. Posteriormente, instalaremos la plataforma confeccionada. Podemos implementar sistemas de pago libres o negociar algún tipo de tpv con el banco.

Optimizaremos nuestra web a nivel de buscadores (SEO) para poder obtener una mayor cantidad de visitas y no tener que pagar por ellas. Para analizar y medir los parámetros deseados en la web, se instalará un sistema de analítica. Y por último, será la figura del Community Manager la que se ocupe de que la presencia de nuestra empresa en las redes sociales tenga el peso que merece y que nuestra reputación esté situada lo mejor posible tratando, siempre, de transmitir los valores de nuestra marca.

Si ya tenemos puntos de ventas offline disponemos de ventajas, sobre todo, en las reacciones y comportamientos de los clientes; los productos más y menos aceptados y las reclamaciones habituales. Además de otras fundamentales como la imagen de marca ya existente, la experiencia en el negocio, la relación con proveedores, la posibilidad de que el cliente vea el producto en la tienda física antes de comprarlo y de que compre en la tienda online cuando la física no esté abierta y el espacio para organizar la logística y almacén.

Pero poseer una tienda online supone nuevos desafíos a los que debemos dar una respuesta adecuada:

-Estamos obligados a llevar una organización logística precisa para evitar roturas de stock, ya que esto arruinaría nuestra reputación online y el cliente lo entendería como promesas incumplidas.

-Es necesario que el cliente se sienta seguro y encuentre todas las respuestas a sus dudas al comprar en nuestra web. La compra online debe ser una replica de la compra real y ello implica pensar, siempre, en la rapidez y en la comodidad del cliente.

-Es imprescindible disponer de un sistema seguro de pagos online, que garantice al comprador confianza a la hora de pagar. Todas las páginas en las que hay que introducir los datos deben estar bajo el protocolo SSL (Secure Socket Layer), este protocolo garantiza que estos datos no pueden ser interceptados por terceros. Las entidades bancarias disponen de pasarelas de pagos y distintos tpv virtuales. Otra alternativa, es utilizar PayPal como sistema intermediario en la transacción.

-Cambiar la mentalidad y tener en cuenta que la gestión del negocio online no es la misma que el negocio offline. Los errores más comunes es pensar que las cosas en internet “se venden solas” o que el marketing se limita a estar presente en Google.

cifras comercio electrónico en España

Según el Taller formativo ¿Vendes en internet? Es necesario tomar una serie de decisiones para realizar el salto a la red, para ello podemos seguir estos sencillos pasos:

¿Con quién vamos a competir?

La competencia en internet pasa a ser, mínimo, nacional o global, por ello debemos investigar a fondo a nuestros competidores y abrir nuestro “hueco” en el mercado.

¿Qué vamos a vender?

Definir muy bien el catálogo de productos online, la disponibilidad de éstos, los tiempos de envío por el fabricante o el proveedor, etc. Hay que tener en cuenta que no todos los productos son aptos o fáciles de vender por internet y que el mercado online no se comporta de la misma manera que el offline.

¿Cuánto vamos a vender?

Realizar previsiones de cifra de ventas, ya que esto va a condicionar la inversión que realizaremos en tecnología y sistemas. Es necesario configurar un sistema que afronte la demanda, tanto en el aspecto tecnológico como en personal, pensando desde el principio que nuestro negocio ha sido diseñado para crecer.

¿Cómo vamos a promocionarnos?

Debemos plantear una estrategia de promoción que utilice los medios de comunicación online, la publicidad en buscadores y en otras webs, según lo que queramos transmitir. Sin olvidar, el uso de la redes sociales.

¿Qué tecnología vamos a usar?

Existen diferentes alternativas tecnológicas para configurar una tienda online. De una forma gratuita como un plug-in de nuestro blog o con sistemas complejos más caros. Esta decisión depende de la cifra de ventas.

¿Cómo vamos a distribuir?

La elección del operador logístico y del sistema de recepción, gestión y envío de pedidos puede convertirse en la clave o el fracaso de una tienda online. No hay que olvidar que en una tienda online los productos deben llegar al domicilio del cliente lo más rápido posible y a un coste justificado.

¿Qué política de precios vamos a seguir?

Para que nuestro negocio sea más competitivo hay que diseñar una política atractiva de precios y ofertas. Por regla general, los precios en las tiendas online suelen ser más bajos que en las tiendas físicas, no por ello lo online es más barato.

¿Cómo atenderemos a los clientes en sus dudas o reclamaciones?

Debemos implementar en nuestra web un servicio rápido de atención telefónica, además de un formulario o e-mail para que el cliente pueda resolver sus dudas. La atención telefónica juega un papel fundamental para que el cliente pueda realizar la compra con éxito. Por ley, el cliente debe tener la posibilidad de devolver el producto si no es de su agrado y esta opción debe estar bastante clara y accesible.

La clave del éxito. Saber diferenciarse

Estar en internet no supone una gran diferencia, sino una necesidad y es necesario tener suficientes armas para competir. Por ello, desde el principio toda nuestra estrategia debe estar orientada a la competitividad, haciendo énfasis en lo que nos hace diferente a los demás. Saber diferenciarse y ofrecer las cosas de manera distinta es clave para un negocio de esta naturaleza.

Infografía Compras online en España: estratu

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA ImageChange Image